Principal ] [ Mapa Web ] [ Curso sobre Globalización ]

Curso sobre

Globalización

La Globalización

Resumen de algunas págs de A. Comín en Mundialización o Conquista (Sal Terrae)

1. Definición

La globalización es un concepto-resumen para describir la época actual. No significa una mayor apertura e incremento del comercio mundial, ni una explosión de las telecomunicaciones, sino sobre todo la victoria occidental en la “guerra fría” resuelta en la carrera nuclear. El poderío militar y tecnológico de EEUU hizo desistir a la URS, dando lugar a una ocupación indirecta, no ya de territorios, sino del espacio económico. Por lo tanto la globalización no es un resultado “natural” económico sino una voluntad política impuesta.

La globalización es ciertamente la aparición de una desregulación neoliberal a partir de los años 70 pero también la formación de grandes instituciones mundiales y regionales (ONU, UE,..). La creación de un sinnúmero de organizaciones intergubernamen- tales y de estructuras superpuestas que lejos de generar el fin de los estados nacionales los está estimulando. Uno de los aspectos en los que les obliga a estar más activos es el de la resolución de nuevos “problemas fronterizos” ( por ej. el SIDA, la burbuja especulativa, las vacas locas, las emisiones de C02…) que no se circunscriben propiamente a instancias nacionales o internacionales.

Se están generando unas “comunidades de destino” (colectividades autodeterminadas ) superpuestas ante las que no se sabe donde localizar la sede de la decisión política. ¿Cuál es la circunscripción apropiada para estos problemas? ¿Dónde votamos, donde damos el consentimiento y la legitimidad? ¿”Quién debe participar, en qué esferas y de qué manera” en este nuevo escenario que está surgiendo para la democracia ?. (David Held)

2. Características

Hegemonía del capital especulativo

No estamos sólo ante una globalización del comercio como ocurrió a fines del XIX (1ª globalización), o del capital productivo (ambos procesos pueden ser positivos) y mucho menos ante una globalización del trabajo) sino, ante una unificación desregulada del capital financiero; una burbuja especulativa en el ciberespacio que llega a mover  99 veces el total de intercambios de mercancías.

Este capital especulativo no se estaciona más de una semana en un destino por lo que imposibilita la inversión real. Contagia al capital productivo y produce alta volatilidad. La consecuencia es la ralentización o enlentecimiento del crecimiento. No se invierte, se juega en bolsa con las menos reglas posibles y de la forma más favorable.

Desmantelamiento del estado de bienestar

Tras la guerra fría, una vez vencido el bloque del Este, el siguiente objetivo es el bloque socialdemócrata, el estado de bienestar. Al fin y la cabo –arguyen-  éste surgió como concesión a la lucha obrera para conjurar el peligro comunista y ahora es innecesaria. El neoliberalismo ataca el estado de bienestar porque aumenta el déficit público y la inflación a causa de sus políticas de protección social y expansión del consumo.

Para la socialdemocracia el estado de bienestar no es un sucedáneo de la revolución comunista sino fruto de la lucha obrera y modelo económico viable que crea riqueza y la distribuye.

Los gobiernos socialdemócratas son ahora, sin embargo, rehenes del capital financiero y no se atreven con estas políticas redistributivas. Es preciso por ello una nueva pedagogía democrática y muchas batallas ideológicas para mostrar este empuje centrifugo del estado de bienestar que crea riqueza para todos frente al efecto centrípeto del capital financiero que enlentece el crecimiento y excluye.

Esta es la doble y esquizofrénica misión del estado de bienestar. Por un lado defender el funcionamiento del mercado y por otro la democracia y el derecho de los débiles; algo que el mercado no contempla.

Dinámica imperial

La actual dinámica liberal es un nuevo imperialismo. Más light que el que desembocó en las guerras mundiales  (aunque la pobreza que produce sigue matando cada año como 40 Hiroshimas). A principios de siglo esta dinámica centrípeta le llevó a un confrontación interna por la competitividad de los mercados. Hoy, una vez derribado el telón de acero, presiona a los mecanismos distributivos.

El imperio se sostiene mediante la coacción física y psicológica, es decir, los medios militares (OTAN) y la publicidad y cultura neoliberal. Su directorio no son las instituciones políticas de EEUU sino la “coalición de intereses” entre el capital financiero especulativo  y el complejo militar-industrial. Su brazo ejecutor es el G-7, el FMI, la OMC, el B.M., que organizan la economía bajo un modelo de extrema desigualdad y donde los pobres son variables del nivel de vida de los ricos. Mejoran o empeoran según interese a su enriquecimiento.

3 Alternativas

La regionalización

La formación de grandes entidades plurinacionales que agrupen a los estados-nación puede fragmentar la falsa universalidad imperialista y darle la vuelta. Mediante la creación de estructuras políticas de regulación del mercado y la disgregación de la coalición de intereses.

Democracia mundial frente a imperio

Frente al imperio hay que levantar una democracia mundial: el estado de bienestar mundial. Estas uniones regionales de Estados darían como resultado un estado democrático mundial de facto, paso previo para la constitución de un estado de derecho democrático mundial. Frente al estado liberal - homogéneo culturalmente (americanizado) y desigual económicamente, este nuevo estado respondería a una igualdad económica y una heterogeneidad cultural.

Se trata de un encuentro de civilizaciones o grandes regiones culturales no de un enfrentamiento cultural (Huntington) –el que sustituiría al enfrentamiento ideológico de los bloques.

Para ese encuentro los estados-nación deberán transferir su soberanía a la instancia regional superando el miedo a perder su identidad cultural. Solo una estructura regional es capaz de garantizárla plantando cara a la homogeneidad del mercado mundial. Al estado liberal sí que le interesan los estados-nación pequeños incapaces de ponerle trabas en el mercado y presas fáciles de la colonización cultural. Lo antagónico a “lo financiero y mundial” es “lo político y regional”

El internacionalismo democrático

Esta es al tarea de los movimientos políticos y sindicales de izquierdas. Un “voluntarismo” ciudadano; no tenso y radical sino paciente en el uso sin concesiones de la democracia y sus instrumentos.

Ver también: Gobernabilidad Mundial (Jáuregui)

 

Principal ] [ Mapa Web ] [ Curso sobre Globalización ]