HISTORIA DE UN CAMINANTE

Salió Abraham a caminar por el desierto

y no había más que arena.

Caminó muchos días y muchas noches.

Aprendió a mirar lejos, muy lejos.

Sus ojos eran profundos

como la Tierra Prometida

que estaba al fondo del desierto

después del último montículo de arena.

Se hizo su mirar largo como el horizonte.

Sabía pisar la tierra con la mirada colgada

del infinito

Plantaba cada noche la tienda del futuro

sobre la arena fugitiva del presente.

Y gritaba cada mañana: jTierra!, jTierra!

como el navegante del océano perdido.

Y anunciaba día a día lo nuevo.

Y maldecía lo viejo,

lo razonable y lo honesto.

Caminó Abraham hasta su muerte

sin saber a dónde iba

en busca de la Tierra Prometida.

Y llevaba consigo a cuestas

la Tierra Prometida...

P.Loidi

Principal ] [ Quienes somos ] [ Qué hacemos ] [ Coordinacion ] [ Amanece ][ Microteología ] [ El Profeta ]

Mundo abierto ] [ Enlaces ] [ Citas ] [ Novedades ]