Dejar a Dios por Dios

La honradez exige que reconozcamos que debemos vivir en el mundo como si no hubiera Dios. Y esto es precisamente lo que reconocemos, y ¡ante Dios! Dios mismo nos lleva a este descubrimiento. Dios nos hace saber que debemos vivir como hombres que pueden pasar sin él. El Dios que está con nosotros es el Dios que nos desampara (Mc 15, 34). Constantemente nos hallamos en presencia del Dios que nos hace vivir en el mundo sin la hipótesis de Dios.

Bonhoeffer

Nuestras relaciones con Dios no son unas relaciones «religiosas» con el ser más alto, más poderoso y mejor que podamos imaginar, lo cual no es la verdadera trascendencia, sino que consisten en una nueva vida en «el ser para los demás» debido a la participación en el ser de Jesús.

Robinson

Principal ] [ Quienes somos ] [ Qué hacemos ] [ Coordinacion ] [ Amanece ][ Microteología ] [ El Profeta ]

Mundo abierto ] [ Enlaces ] [ Citas ] [ Novedades ]