{short description of image}

 

            . . . .   que Dios es como la luz, que a ella no la ves, pero sólo gracias a ella ves las cosas. Entonces, estas cosas "iluminadas" no son la luz, pero, a través de ellas, entras en contacto con la luz. Por eso, para mí, la experiencia primordial de oración va siendo cada vez más no la de hablar a Dios o mirar a Dios, sino la de mirar el mundo "con los ojos de Dios". He pasado por lo primero, por supuesto, y sospecho que ha de pasar todo el mundo. Pero hoy me quedaría más bien con lo segundo: y es en esos "ojos de Dios" donde creo haber contactado con Él

J. Ignacio González Faus

 

Principal ] [ Quienes somos ] [ Qué hacemos ] [ Coordinacion ] [ Amanece ][ Microteología ] [ El Profeta ]

Mundo abierto ] [ Enlaces ] [ Citas ] [ Novedades ]