No amanece el cantor

 El cuerpo del amor se vuelve transparente, usado como fuera por las manos. Tiene capas de tiempo y húmedos, demorados depósitos de luz. Su espejo es la memoria donde ardía. Venir a ti, cuerpo, mi cuerpo, donde mi cuerpo está dormido en todas tus salibas. En esta noche, cuerpo, iluminada hacia el centro de tí, no busca el alba, no amanece el cantor.

 No dejéis morir a los viejos profetas pues alzaron su voz contra la usura que ciega nuestros ojos con óxidos oscuros, la voz que viene del desierto, el animal desnudo que sale de las aguas para fundar un reino de inocencia, la ira que despliega el mundo en alas, el pájaro abrasado de los apocalipsis, las antiguas palabras, las ciudades perdidas, el despertar del sol como dádiva cierta en la mano del hombre.

 La paciencia del sur. Sus enormes lagartos extendidos. El caparazón oscuro de la noche mordido por la sal. No llega la pregunta a convertirse en signo. Interrogar ¿por qué? ¿Quién nos respondería desde la plenitud solar sin destruirnos?

  José Angel Valente

 

Principal ] [ Quienes somos ] [ Qué hacemos ] [ Coordinacion ] [ Amanece ][ Microteología ] [ El Profeta ]

Mundo abierto ] [ Enlaces ] [ Citas ] [ Novedades ]