OTRA  IGLESIA  ES  POSIBLE

 

Desde que en 1993 surgió en Austria-Alemania la corriente “Somos Iglesia” con más de dos millones de adhesiones los objetivos de este movimiento se han ido perfilando y concretando. Se trata de un “ proyecto de renovación eclesial basado en el compromiso con la justicia social, la igualdad entre hombres y mujeres, los valores democráticos, el ecumenismo y los derechos humanos”. El Encuentro Internacional que se ha celebrado recientemente en Leganés (Madrid) y que ha congregado a 500 cristianos de más de 30 países del mundo y pertenecientes a 200 organizaciones de base ha supuesto un paso más dentro de este proyecto de renovación.

 

 Las ponencias organizadas en el Encuentro nos señalan las características principales que esta corriente quiere que  tenga la Iglesia del futuro: una Iglesia servidora en el mundo , replanteando las relaciones entre la Iglesia y las sociedades democráticas; una Iglesia comprometida con los pobres y los derechos humanos, que  opta en la práctica por los pobres, por la justicia social, la democracia participativa, y el diálogo y colaboración con otros sectores religiosos y sociales; una Iglesia participativa y co-responsable, que aborda el tema de los ministerios como servicios a la comunidad, y que plantea la opcionalidad del celibato, la ordenación de la mujer y la elección de presbíteros y obispos;

 

Y una Iglesia acogedora y de iguales, que trata los derechos de la mujer en la Iglesia, la aceptación de los gays y lesbianas como miembros de la comunidad eclesial y los nuevos tipos de familia y convivencia de pareja.

 

 Y para debatir estos temas el Encuentro realiza un llamamiento a favor de un proceso conciliar con la participación activa del Pueblo de Dios. Esta fué la última ponencia que tuvo lugar, apoyando la iniciativa a favor de un nuevo Concilio firmada por 35 obispos, 5.777  láicos/as, 1.196 religiosos/as ,782 sacerdotes, y 295 teólogos/as hasta el momento actual.

 

 En los talleres se debatieron los temas de actualidad que debe afrontar la Iglesia del futuro:

Paz y no violencia; inculturación de la fe;  el derecho a la vida; una Constitución católica; la homosexualidad; la inmigración; el anti-militarismo; la violencia doméstica; el celibato opcional; los ministerios en la Iglesia; la salud; la espiritualidad militante, las mujeres en la Iglesia; el diálogo interreligioso, y ecología y feminismo:

 El Encuentro terminó con una Eucaristía presidida por un obispo y diversos asistentes, muy creativa y participativa, en torno al tema :la Iglesia  casa común en la que todos tienen cabida.

 

 Pienso que ha sido un Encuentro muy enriquecedor y que constituye un desafío esperanzador para nuestras comunidades y grupos que día a día estamos intentando vivir nuestro seguimiento de Jesús de un modo cercano a nuestro mundo, y que abogamos por otro rostro de Iglesia. Es maravilloso constatar que este deseo es compartido por personas de otras culturas y continentes, sin duda ninguna inspirados todos por el Espíritu de Jesús presente en nuestras comunidades.

 

Jesús Gil García

Comunidad de Balsas