Principal ] [ Mapa Web ]

 

No resulta fácil creer en estos tiempos que corren.

Ni tampoco a veces parece necesario;

bien porque las ventajas del sistema son abundantes y no nos preocupamos de más,

bien porque estas preocupaciones nos dejan pocos respiros. 

 

       Muchas personas así se lo plantean.

Nosotros  preferimos interpretarnos la vida y la solidaridad desde la creencia en Jesús de Nazaret.

Entendemos la fe como compañera de la razón y del sentimiento,

como valor para la vida y la solidaridad.

Como una sabiduría del amor

con la que trazamos mejor los caminos de la felicidad y la justicia.

 

Una apuesta muy antigua y que nosotros hoy deseamos muy renovada 

porque no queremos se nos confunda

 con tantas vanas credulidades

o con el dogmatismo y el pensamiento impuesto.

 

Creemos que “solo el amor convierte en milagro el barro”

y que una inteligencia cordial y abierta atina mejor con los hechos personales. 

No nos resignamos a que la injusticia tenga la última palabra,

más bien abrigamos la esperanza de que ésta sea Jesús de Nazaret,

su modo de vivir y de amar, especialmente para los que más les toca perder.


Esta es nuestra humilde tarjeta de visita.

Somos gentes y pequeños grupos de Aragón dispuestos a seguir ese camino.

Nos gusta sentirnos dentro de la plural familia católica,

aunque críticamente,

y en sintonía con otras confesiones y con los llamados movimientos sociales.

En un mundo cada vez más plural,

las viejas religiones y los no tan viejos humanismos estamos llamadas a converger

en la esperanza de una vida digna y feliz para todos.


Felizmente ya somos muchos los que aparecemos en tu pantalla con este sentir común.

Es lo que llamamos la red de la solidaridad o la coalición de la esperanza.

Nuestra satisfacción es poder contribuir como uno más

y desde nuestra identidad

a la fortaleza y la variedad de este impulso transformador.

 
Principal ] [ Mapa Web ]