Principal ] [ Mapa Web ]
Microteología Jesús y la dignidad de la mujer

S.Wilder

El esfuerzo de Jesús por comunicar la igualdad entre el hombre y la mujer alcanza su punto culminante en la parábola de la mujer que encontró la dracma perdida (Lc 1.5, 8 ss): Jesús proyecta a Dios en la imagen de una mujer!

Los publícanos y pecadores se agolpan en torno a Jesús. Los fariseos le censuran entre dientes por tratar con aquellos. Entonces Jesús expone tres parábolas en cada una de las cuales hay una unión pro- funda entre Dios y lo que estaba perdido.

La primera parábola es la de la oveja perdida... y el pastor es Dios; la tercera es la del hijo pródigo... y el padre es Dios; la segunda es la de la mujer que encuentra la dracma perdida. .. ¡ y la mujer es Dios! Jesús, por esto, no rehuye presentar a Dios en figura femenina. Y, de hecho, parece que Jesús haya incluido, deliberadamente, esta imagen en este contexto preciso, puesto que los escribas y fariseos se contaban entre quienes más denigraban a la mujer... tal como lo hacían respecto de «los publicanos y pecadores»,

Sería interesante investigar si estas imágenes que Lucas presenta de Dios han sido usadas, alguna vez, en sentido trinitario, lo cual daría como resultado la representación del Espíritu Santo en imagen femenina. Porque si la interpretación tradicional ha visto al Padre en el padre del hijo pródigo y al Hijo en la figura del buen pastor, resulta «1ógico» que en la mujer que encuentra la dracma perdida se viera al Espíritu Santo. Pero parece que nunca se ha dado este último paso. Una tal falta de «lógica» habría que achacarla a la general desvalorización cultural de la mujer y no vale decir que la causa hay que bus- carla en la aversión que loS cristianos sentían por las diosas paganas, pues igual aversión sentían por los dioses y, en cambio, esto no ha sido óbice para la representación masculina de Dios.

Principal ] [ Mapa Web ]